1655349_1204318839596825_2065624343780101556_o

Jimmy Sierra Pone En Circulación El Libro Idolatría.

SANTO DOMINGO. En el acto de puesta en circulación de la primera novela de Jimmy Sierra, celebrado en la Biblioteca Nacional, no hubo currículos, exaltación ni discursos, sino una exposición-galería que rindió tributo a sus antecesores y mostró el origen y evolución del género en la República Dominicana, así como un audiovisual que se encargó de resumir la novela.

El audiovisual fue “una pieza maestra”, a juicio de César Pérez Núñez, uno de los asistentes al acto.

La exposición- galería homenajeó a Pedro Francisco Bonó, por su novela “El Montero” la cual, a juicio de Emilio Rodríguez Demorizi, es la primera novela dominicana, publicada en el año 1856;  Manuel de Jesús Galván, por su novela “Enriquillo”, sobre el alzamiento de este cacique, publicada en 1879 y Tulio Manuel Cestero, por su interesantísima novela “La Sangre”, sobre la tiranía de Ulises Hereaux (Lilís), cuya salida se produjo en 1914.

12841422_1204318632930179_9120831337441035509_o

Igualmente, al profesor Juan Bosch, por su obra “La Mañosa”, de 1936 y Ramón Marrero Aristy, que publicó su famosa novela “Over”, en el año 1939; Marcio Veloz Maggiolo, por su novela “El buen ladrón”, que vio la luz en 1960; Carlos Estevan Deive,  por “Magdalena”, en 1963; el “Coloquio de Moca”, sobre la novela, que fue organizado por el Ateneo de aquella ciudad en el año 1970; Doña Aida Cartagena Portalatín, quien publicara “Escalera para Electra”, en aquel mismo año, 1970 y, finalmente, a los dos novelistas más activos de los últimos tiempos: Roberto Marcallé Abreu, quien publicara “Las dos muertes de José Inirio”, en 1972 y Andrés L. Mateo, por la novela “Pisar los dedos de Dios”, en 1979.

11953297_1204318019596907_6494722673502332855_o

En el documental se explica que el título de la novela, bien largo, anuncia los ocho o nueve temas fundamentales de la obra: “IDOLATRÍA o de cómo y por qué las 13 maldiciones de Papá Liborio transformaron a Gatagás el divino, también llamado el Octavio Sabio, en el quinto evangelista y el filósofo montarás, en tributo al más grande: Dante Alighieri y a otros autores predilectos, en los mejores días de mi infancia”.