adolescentes-y-tatuajes-mediorosa

Adolescentes y Tatuajes

Cada vez son más comunes: los tatuajes, piercings y otros elementos que muestran la personalidad y los distinguen del grupo. Los adolescentes quieren diferenciarse, demostrar sus sentimientos y su personalidad mediante un elemento que queda marcado para siempre en su piel: el tatuaje.

La decisión de hacerse un tatuaje

Para empezar, debemos considerar si queremos que esta decisión la tome el adolescente o uno mismo. En el caso de que sean los padres quienes decidan, deben dar explicaciones para evitar rebeldías, y para seguir teniendo a largo plazo una buena relación con su hijo.

En el caso de que queramos que sea el adolescente quien tome la decisión, debemos saber que un tatuaje es algo para toda la vida, y por tanto implica un gran nivel de madurez. ¿Cómo distinguir si un adolescente es lo suficientemente maduro? Con sus actitudes del día a día: si tiene un trabajo, si es responsable con sus estudios y con las tareas del hogar, si es respetuoso con su familia y amigos, si tiene una relación de pareja duradera y, principalmente, si es consecuente con sus actos.

Sea cual sea el punto que los padres decidan tomar, antes deberían hablar con el adolescente sobre los tatuajes y por qué desea hacerse uno -rebeldía, ser aceptado, moda, significado-.

Hablar con tu hijo sobre un tatuaje

Aunque él tenga la decisión muy clara, debemos mostrarle que un tatuaje ess para siempre, y por tanto debe realmente desearlo y no simplemente hacérselo por una moda. Mostrarle fotos de cuando uno era joven con otro peinado o ropa -preferentemente fea- les hará ver que hay cambios que puede hacer no tan permanentes y de los cuales no se arrepentirá.

Del mismo modo, hay que hablarle de los riesgos de un  tatuaje para la salud. Conversar con el adolescente y ayudarlo a elegir un buen tatuador, que cumpla con las normas de higiene y esterilidad adecuadas e incluso, si él lo permite, acompañarlo a hacerse el tatuaje para comprobar que todo está en orden.

Advertir sobre estos riesgos es importante para que sepa a lo que se atiene. El SIDA no es la única opción: infecciones por estafilococos resistentes, dificultad a la hora de querer eliminarlos -el láser es una opción costosa y dolorosa, que en muchas ocasiones no da buenos resultados-, hepatitis B y C, tétanos, tuberculosis, alergias a la tinta…

Si tu hijo decide realizarse un tatuaje

Debemos decirle a nuestro hijo que se tome un tiempo prudencial para pensar el sitio donde se hará el tatuaje y el diseño. Es importante explicarle que, al ser algo para toda la vida, si es fácilmente visible puede traer problemas en su vida cotidiana, por ejemplo, para encontrar trabajo.

A la hora de realizar el tatuaje, se debe ir al tatuador con todo claro, y pedirle que haga todos los pasos necesarios -copia del dibujo consultando al interesado, transferir el diseño a la piel y luego tatuarla- y que explique en todo momento el procedimiento llevado a cabo.

Se puede pedir que haga un diseño evitando las tintas más difíciles de sacar -blanca, verde y amarilla- y la que más reacciones alérgicas provoca -roja-. Además, asegurarnos una vez hecho el tatuaje que el adolescente sigue todas las recomendaciones de cuidado del mismo.