Chocolate-mitos-mediorosa

El Chocolate y sus mitos

Para muchas personas, este alimento de origen prehispánico no es más que una simple golosina; sin embargo, científicos señalan y reconocen sus múltiples beneficios para la salud, recomendando incluso su consumo, aunque aún existen muchos mitos del chocolate.

Por ello, de acuerdo con información del Instituto de Nutrición y Salud Kellogg´s (INSK), te mencionaremos algunos de los mitos del chocolate, así como su realidad:

Mito: El chocolate produce acné
Si bien se ha visto una relación entre el consumo en exceso de azúcar y la aparición de acné, lo cierto es que el chocolate amargo -con menor cantidad de leche y azúcar- podría promover una piel sana. Esto, debido a que contiene antioxidantes que podrían ayudar a mantener una piel libre de imperfecciones.

Mito: El chocolate tiene mucha cafeína
La cantidad de cafeína que tiene una barra de chocolate suele ser menor a la contenida en una taza de café. A pesar de que para muchas personas el consumir chocolate les resulta estimulante, no es la cafeína, sino la teobromina, la responsable de esta sensación.

Mito: El chocolate engorda
Aunque el chocolate es elaborado con leche y azúcar, el chocolate amargo, que es el que más recomendado por su bajo de azúcar, tiene menos calorías que uno de leche o relleno.

Mito: El chocolate provoca migraña
Aunque no aplica para todas las personas, es verdad que la migraña puede ser desencadenada no sólo por el chocolate, sino también, por una extensa variedad de alimentos.
Es importante señalar que si se sufre de dolores de cabeza, vale la pena acudir con un especialista para averiguar si el chocolate podría o no, ser responsable de este padecimiento. En general, para las personas que no sufren de dolor de cabeza, el chocolate no suele causar ningún síntoma.

Mito: El chocolate previene problemas cardiovasculares
El chocolate contiene una serie de sustancias llamadas flavonoides, que tienen efectos antioxidantes y vasodilatadores, lo que significa que evita la oxidación de las grasas y el endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis), promoviendo así un mejor flujo sanguíneo y evitando el aumento en la presión arterial.

Según un estudio realizado en hombres, aquéllos que comían alrededor de 51 g de chocolate a la semana, tenían un 17% menos de riesgo de tener un infarto que los que consumían menos de 12 g a la semana.
Además, el chocolate contiene ácido oleico, un ácido graso que ha mostrado disminuir los niveles de colesterol LDL o malo, y aumenta los niveles de HDL o colesterol bueno. Asimismo, es capaz de disminuir la agregación plaquetaria, lo que significa que evita la formación de coágulos.
El chocolate, así como cualquier otro alimento, debe consumirse como parte de una dieta equilibrada y adecuada en calorías, de esta manera no representará ningún problema en términos de aumento de peso. Ahora conoces la verdad sobre estos mitos del chocolate.