White Hands ONG Mediorosa

Particular ONG en Japón “White Hands”

Ya sabemos lo avanzado de algunas sociedades para ciertas cosas como el sexo.

Es el caso de Japón, donde se ha creado una organización sin ánimo de lucro llamada ‘White Hands’ (‘Manos Blancas’) y que se dedica a proveer asistencia sexual a las personas que no pueden hacerlo por sí mismas.

O dicho con otras palabras, trabajadoras sexuales (como ellas se denominan) que masturban (cuidados eyaculatorios según la organización)a personas con dificultades físicas o mentales (parálisis cerebral o distrofia muscular por ejemplo) que no pueden hacerlo por sí solas.

‘White Hands’ es una organización seria, que presta un servicio basado en la idea de que todos debemos tener derechos sexuales y llegar a tener una vida sexual plena.

Para los creadores de la organización, la cultura japonesa está siempre buscando una mejora de la sociedad y este es un eslabón más para llegar al objetivo, derribando así los tabúes que puedan rodear a las necesidades sexuales que tienen las personas con discapacidad que son, ni más ni menos, que las mismas que pueda tener cualquier mortal.

Salud Sexual

La sexualidad no es un lujo sino una necesidad humana, fundamental en la vivencia de nuestra identidad hasta el punto que personas con dificultades para disfrutar de la sexualidad ven dañada su masculinidad o feminidad. Además de esto, la sexualidad es un potente catalizador de emociones, capaz de potenciar nuestro estado de ánimo cuando gozamos de una gratificante relación sexual, pero también de hacer sentirnos tristes y desgraciados cuando vivimos la sexualidad como frustrante. Hablamos ni más ni menos que de calidad de vida, tanto por ese valor de mejorar y empeorar el estado de ánimo como por la importancia que tiene en la pareja.
Por si fuera poco, la sexualidad es un derecho humano según se aprobó  en la declaración de Valencia de los derechos sexuales.
Las personas con discapacidad pueden encontrarse con dificultades que pueden interferir en una vivencia gratificante de su sexualidad.

 

MedioRosa.com